Día 5: Taormina

Cuando uno llega a Taormina y ve ese pueblo en lo alto de la montaña se pregunta, ¿donde narices me estaré metiendo? y más al ir subiendo y subiendo por la carretera; gracias a dios que teníamos plaza de parking reservada en el hotel porque sino hubiera sido sencillamente imposible aparcar en aquellas calles estrechas y atestadas de camaradas turistas.

El Hotel era el Villa Astoria, normalito y sin grandes pretensiones pero limpio y la habitación con vistas a la costa, muy luminosa, daba gusto levantarse con semejante panorama, amén de un jardincito donde desayunábamos muy tranquilos, pero como he dicho, nada del otro mundo.

Vistas

Taormina si que es la típica típica ciudad turística, llena de puestos con todo tipo de regalos y de gente por doquier, gelaterias, restaurantes..vamos como benidorm en agosto pero mas pequeño y coqueto; llegamos temprano procedentes de Siracusa, asi que tras el checking teníamos todo el día para descubrir la ciudad; cargados con nuestra mininevera y unos minibotellines de agua salimos a caminar, aquí nos olvidaríamos de coche habiéndolo dejado seguro en el hotel.

Decidimos irnos a nuestro sitio favorito, efectivamente, la playa Riendo Lo curioso es que al estar en lo alto de la montaña hay dos opciones, o bajar por unas escaleras interminables o coger el teleférico; nosotros que nos sentíamos jóvenes y lozanos nos decantamos por las escaleras (única vez) y llegamos tras sudores varios a la playa que habíamos visto en las guías y que la gente recomendaba: Isola Bella

Bajando por las interminables escaleras Trist

El agua nada que ver con las playas anteriores, era supercristalina y con muchisima visibilidad, ideal para Snorkel, se ven muchísimos peces y la verdad que nos pasábamos horas en el agua (tampoco se paraba mucho afuera del sol que apretaba)

Tras un día espléndido de colchoneta y buceo recogimos el tenderete y subimos a ducharnos y cenar, los clásicos penne a la norma y una lasañita que pidió mi novia, con la ensalada que nunca nos puede faltar.; ni que decir tiene que el ambiente era bullicioso a más no poder:

A eso de la 1 am nos retiramos a nuestros aposentos Riendo