Día 2: Palermo, playa, Corleone y Agrigento.

Después de recorrernos con nuestro super twingo, bastante mas cómodo de lo esperado a priori (mido 1,98 y no me vale cualquier coche jeje), las calles de Palermo y alrededores, decidimos irnos a la playa, concretamente a la Reserva de Lo Zingaro, que había leído por el foro que estaba muy bien y había aguas cristalinas; el problema es que en Agosto había un millón de personas que habían pensado lo mismo y nos fue imposible ni tan siquiera aparcar; luego descubrimos que había colas para acceder a otras playas, previo pago encima, con lo que nos dejamos llevar por el Tom Tom y sus playas cercanas y terminamos por la zona de Scopello y Castellmmare dei Golfo, que tenia una playa mas que decente y donde pasamos unas buenas horas de relax y de tostarnos al sol (hay parking de esos de todo el día por 5 euros, como íbamos con todo el equipaje nos decidimos por esta opción, más segura).

 

Como queríamos pasar por Corleone y teniamos que estar en el hotel de Agrigento antes de las 21h. dejamos la playa a eso de las 17h y pusimos rumbo a Corleone, mas que nada por el cartel, porque ya había leído que los escenarios de la película son otros, Savoca etc…

Tras hacerme la foto de rigor (o de semirigor por aquello de que el cartel no es el propio de la entrada del pueblo), el Tom Tom nos metió por la ruta más corta a Agrigentola inefable SP42, la peor carretera por la que he circulado y posiblemente circularé in my life!!! carriles que desaparecían, socavones donde cogería un planeta, etc, vamos que a 10 km/h y con ciertas partes de mi cuerpo de corbata, conseguimos salir de ella, tras no ver ni un alma en una hora, varios incendios y una sensación de que si se nos jodía el coche por allí no nos encontraban en un año.. Confundido

Finalmente llegamos a Agrigento y al hotel, algo escondido pero ahora si que se porto bien el Tom Tom, con lo que aun pudimos salir a dar una vuelta y respirar el ambiente de la ciudad, a veces esas primeras impresiones son las que luego uno se lleva en el recuerdo, y siento decir que en este caso no fueron muy buenas…. Trist

Tras el paseo nocturno y cena en una terracita puesto que hacia un calor que a mi como asturiano de pro, me costaba sobrellevar:

Con una buena pizza y una cerveza se sobrelleva todo mejor Muy feliz

volvimos al B&B, Casa Canteli creo que se llamaba, con minicocina y una cestita que te dejaban en la puerta para desayunar, muy coqueto todo. Aplauso