Día 2: Rua Augusta, Puente 25 Abril, Cristo Rey

A la mañana siguiente, habiendo trasnochado un poco por los bebés, entre una cosa y otra no conseguimos salir antes de las 12, y nos fuimos en los dos coches a la Plaza del Comercio (llevando dos sillas atrás teníamos que llevar dos coches sí o sí).

La verdad que yo llevaba apuntados aparcamientos y me acordaba de donde había aparcado hacía 8 años en nuestra anterior visita a Lisboa, llevándolo señalado en GoogleMaps, pero estaba casi todo en obras y no estaba el mismo parking de gorrillas de la última vez, así que tras callejear un poco entre la multitud de turistas, coches y autobuses, conseguimos aparcar los dos coches Aplauso en una zona azul bastante cerca de la Plaza del Comercio ;montamos el carrito gemelar (Portaaviones : uno detrás de otro Riendo ) colocamos a los niños y nos fuimos a dar un paseo.

Las temperaturas las habíamos mirado antes de ir y daban unos 20° para esos días, pero habría unos 25 grados con lo cual un poco de calor sí que pasamos. La Plaza del Comercio, el Arco, la Rúa Augusta… estaba todo como lo recordamos, con mucho ambiente, mucha gente y turisteo como suele pasar en Semana Santa (yo creo que bastante más que la última vez que fuimos que también era SS)

Estuvimos callejeando y haciendo muchas fotos, pero con los peques ahora vas a otro ritmo Guiño . Buscamos un sitio para comer, tras mirar precios y otros añadidos como que pudiésemos colocar la silla gemelar, cosa nada fácil en lugares masificados, y encontramos una terraza cerca del coche en donde había menús a nueve euros, con unos platos combinados bastante grandes y abundantes; pudimos comer tranquilos afuera, ya que además llevábamos al chihuahua debajo del carrito Muy feliz con lo cual no podíamos entrar dentro de los restaurantes (cosa que haríamos otros días sin que nadie se diera cuenta de él.)

Tras pasar la mañana y un poco de la tarde por esta zona, decidimos coger los coches e irnos a otro sitio que nos había gustado la última vez, el Cristo Rey, desde donde para mí, hay las mejores vistas del puente y de Lisboa.

Gracias a Google Maps llegamos a pesar del tráfico y los atascos por las múltiples obras en Lisboa más el considerable embotellamiento que hay siempre antes de cruzar el puente; conseguimos llegar al Cristo (se puede aparcar justo debajo) y dar una vuelta a su alrededor, donde soplaban unas fuertes rachas de aire; hicimos muchas fotos pero no subimos, ya lo había hecho la otra vez.

De la que volvíamos me despisté mirando el GPS y perdí de vista mi suegro….encima no podía usar el teléfono ya que le había activado yo el modo avión para no consumir datos de Internet etc. Mi mujer y yo decidimos irnos al centro comercial más grande de la península ibérica el Colombo, a esperar allí a ver si nos llamaban de alguna manera.

Estuvimos comprando en Primark y por suerte yo le había dicho esa mañana la dirección del piso por si nos perdíamos, gracias a lo cual pudieron coger un taxi hasta el piso y que le dejaran usar el teléfono para llamarnos. Tras quedarnos mas tranquilos terminamos de comprar y nos volvimos al piso en donde aclaramos como se habían perdido (les pillo un cambio de semáforo mientras yo iba mirando el GPS y se pasaron la salida a la autopista).

Al ser viernes santo al día siguiente, fiesta, pudimos dejar el coche aparcado en la misma calle. Atender a los peques, cenar nosotros y a descansar Amistad