Día 5: Cala den Serra, Mercado Hippie Las Dalias y atardecer mágico en Cala Benirrás

Hoy nos hemos decidimos por otra estupenda cala, Cala Den Serra, cerca de Portinatx y a apenas 30’ del apartamento, bien señalizada en Google Maps (no como la de mañana), con lo que allí nos plantamos sin mucha prisa (12:30) tras bajar el coche por un camino de tierra con bastantes baches donde entendí la utilidad de tener un todo terreno.

La cala está muy bien, pequeña, recogida, con rocas y peces para snorkelear y aguas cristalinas y turquesas, sin mucho sitio para poner la toalla, pero tampoco muy llena, además con chiringuito para los que queréis comer allí mismo y no traéis comida; caminando por las rocas se accede a otra cala adyacente de piedras, más tranquila, pero nosotros encontramos sitio nada más llegar y ya no nos movimos (nunca en el medio y rodeados de gente, siempre nos gusta estar pegados a las rocas etc para no estar rodeados que parece que te agobia)

De lo más típico de Las Baleares Riendo (lagartija)

Tras pasar un buen día, comer, bucear, tomar el sol etc, nos fuimos para Alla dins a eso de las 17, en donde nos cambiamos y más tarde nos fuimos al Mercado “Hippie” de Las Dalias; lo entrecomillo porque de hippie debe tener el recuerdo, ya que los precios son más propios de un boulevard parisino que de un supuesto mercadillo, aunque reconozco que merece la pena pasarse si no te pilla muy lejos, sino me lo pensaría; en nuestro caso nos quedaba a apenas 15’, en Sant Carles de Peralta, con lo que allá que nos fuimos. Nada más llegar ya te quieren cobrar 3,5€ por el parquin…marcha atrás y en la misma recta dirección a San Carlos con un poco de suerte aparcas (coordenadas Google Maps 39,0316636 , 1 ,5608753).

Aquí nos dimos una vuelta por el Mercadillo, viendo los precios etc, mención especial para el tío que impulsa el tiovivo pedaleando, menudas sudadas se debe pillar…pero donde teníamos más ganas de ir era a ver el supuesto mejor atardecer de la isla, en la Cala Benirrás (mirando a que hora se pone el sol en google ya puedes planificar).

Llegamos tras 20’ y el lio de coches era considerable, había un pequeño mercadillo junto a la playa, cómo no, restaurantes y bastante gente con lo que no nos complicamos la vida ya que faltaban apenas 15’ para la puesta de sol, y pagamos los 3 euros para aparcar. Decir que merece la pena, es un sitio con mucho encanto, ver como se va poniendo el sol con la gente sentada en la playa, tocando los tambores etc, me gustó más que el de Menorca en el Faro de Cavalleria, que también es muy chulo, ojo.