Día 6: Tiburón!

Hoy tenía reservado con Hawaii Shark Encounters (Reservé con ellos, luego vi que lo había en Groupon más barato, así que cancelé, me devolvieron el dinero y pille en Groupon); así es, ver tiburones desde una jaula, cosa que le confesé a mi mujer ya en Hawai, porque sabía que no le haría ninguna gracia que yo me metiera en ella, y más teniendo mellizos que nos esperaban en casa con las abuelas Muy feliz

Como sabíamos que despertaríamos pronto, y puesto que lo de los tiburones era a las 11, nos fuimos al Aloha Stadium, al mayor mercadillo de Hawái, alrededor del mismo estadio en círculos concéntricos interminables de puestos y más puestos..no perdáis el tiempo mirando tiendas en Waikiki, aquí está todo y mucho más barato; abría a las 8 pero nosotros a las 7:50 ya estábamos en él, es lo que tiene madrugar. Compramos souvenirs para la familia y amigos, y también para decorar nuestro salón:

Tras una buena pateada viendo muchísimos puestos, comparando precios etc, nos pillamos una hamburguesa en los alrededores del estadio, en donde hay baños y fuentes también y a las 10 am salíamos dirección a la pintoresca Haleiwa, desde donde salía el barco; Haleiwa son tiendas, casas etc de madera con aspecto del lejano oeste, muy animado también, con gente haciendo barbacoas, en las terrazas etc, muy pintoresco todo sin duda.

Ya lo dijo el jefe Brody en Tiburón: “Vamos a necesitar un barco más grande” Riendo Riendo

A eso de las 11:10 estábamos yendo en el barco dirección a la jaula en medio del mar, unos 20 minutos, y lo cierto es que había oleaje y si no te daba el aire te podías marear un poco, y eso que yo no soy de marearme; llegamos a la jaula en medio de ninguna parte y bajó un grupo de 6, previas instrucciones de nuestro capitán, yo me esperé viendo a un tiburón desde arriba acercarse a husmear una boya amarilla del barco….daba un poco de repelús pero nada que ver cuando me tocó bajar, el primero, en la segunda tanda…..Impresionante ver éste pedazo de tiburón nadando cerca de ti, si no llega a haber una jaula de por medio me da un infarto mínimo Chocado Chocado

Tras regresar en el barco, mi mujer al final no quiso meterse en la jaula, nos fuimos dirección a una playa que decían que era famosa por las tortugasLaniakea beach y, efectivamente, al llegar ya vimos una zona acotada y gente haciendo fotos a alguna tortuga que estaba cerca de la orilla; nos fuimos a la playita propiamente dicha, se aparcaba en un arcén grande que había, y nos metimos en el agua, en donde mi mujer nadó con una tortuga que luego se metió bajo una roca.

Aun así el agua no estaba tan cristalina como en Hanauma bay, por lo que tras un rato decidimos seguir hasta Waimea Bay Beach Park, cuyo parking a las 14:30 estaba lleno con lo que aparcamos a un lado de la carretera detrás de otros coches.

Es una playa mas familiar, creo yo, con una roca famosa desde donde la gente se lanza al agua, y también otras rocas sumergidas en donde se ven muchos peces también, y en la que comimos unos Wraps que habíamos comprado en un ABC store el día anterior, entre otras cosas, y nos bañamos tranquilamente.

Había cogido otro cupón en Groupon, de descuento en Crepes en Aloha Crepes (13$ pagados por un valor de 20$, lo justo para 2 crepes), cerca de Waikiki, con lo que tras estar un tiempo a remojo nos fuimos hacia allí a merendar Aplauso Llegamos, google maps mediante, a eso de las 17:15 y nos pedimos el Aloha Crepe, el clásico de Nutella, plátano y fresas:

¿Vaya pinta eh? Pues sabía mejor aún Riendo Riendo

De aquí volvimos al piso sobre las 18:15, y tras ducharnos etc nos fuimos a dar un garbeo y a comprar a la tienda de navidad que habíamos chequeado el primer día en el paseo de Waikiki (cerca de la estatua del Gran Kahuna, o maestro, Duke Kahanamoku ).
Tras comprar un colgante para el árbol de navidad, costumbre de cada país que vamos, en forma de tabla de surf, comprar algo de comer en un ABC incluida una cerveza “Big Wave” típica hawaiana:

nos fuimos a la calle más comercial, el Waikiki Beach Walk en la Lewers Street, en donde cenamos muy bien en otra cadena americana, Denny’s, que también conocíamos de nuestro viaje a Las Vegas un par de años atrás; siempre pedimos agua en la cena, ya que allí te rellenan los vasos con agua del grifo, pero es gratis, y como no somos mucho de beber alcohol cenando mejor que mejor (en el Denny’s al pagar con tarjeta te sale la opción para elegir porcentaje de la propina, yo elegí el más bajo, 3%)

A las 23:15 estábamos volviendo dando un paseo hasta el piso, que al estar tan bien ubicado estaba cerca de todo en Waikiki. sleep sleep