Día 6: CANAL DE SUEZ, TAXISTA QUE SE DUERME Y PIRÁMIDES MAJESTUOSAS!

Como he dicho, no aparece el taxista a las 8am y tenemos que parar otro y negociar con la ayuda de uno del hotel, ya que el taxista, el inefable Gomar, sólo habla árabe. Tras decir que si que sabe donde es etc, yo no estoy muy convencido, concretamos las 300le de precio (pedían mas de 500..) y nos vamos.

Tras 3 horas de desierto etc llegamos, pero el inútil éste nos lleva a una playa mísera con gente lugareña que nos miran como diciendo de donde han salido estos, no se ven turistas por ningún lado; le decimos que nos lleve a otra y vamos a una privada, la Jet Beach, que está mejor pero que no hay nadie mas que nosotros, todo vacío por el ramadán, encima el Gomar quería que le pagáramos la entrada a la playa también, le decimos que “Tú al coche, sombra palmera” en plan Tarzan y Jane, con señas, y pasamos de él, quedando en una hora para venir a recogernos si quiere cobrar.

No es la playa famosa que yo había visto pero está bien, aunque las aguas no sos tan cristalinas, es el único “pero” del viaje, pero bueno, nos bañamos y echamos la mañana-mediodia allí, comiendo los bocatas que nos habíamos hecho con el buffet del desayuno.

En el Mar Rojo. Canal de Suez.

Tras los baños decidimos volver y aprovechar la tarde en las pirámides.

A la vuelta veo que este hombre va dando cabezazos y se va al arcen de la autopista varias veces, le hablo y se ríe y solo dice: “ramadán ramadán”…por señas le digo que pare que conduzco yo, paso de estar vigilándole las dos horas que nos quedan de viaje!!. Gomar para en el arcén, cambiamos sitios y así me convierto en conductor de taxi en Egipto Riendo , mientras el taxista duerme en el asiento del copiloto..surrealista como El Cairo…

Taxista en Egipto

A la entrada de la ciudad le despierto y cambiamos de nuevo, ya que aquello, como he dicho, es un caos absoluto y paso de perder los nervios entre esa estampida de coches.

Lo primero que sorprende de las pirámides es la zona en la que están, bastante cutre la verdad, como en un suburbio de las afueras; nada más llegar Gomar nos presenta a uno que se supone que trabaja allí, Ahmed, que nos lleva donde se sacan los tickets, 50% mas barato con el carnet de estudiante internacional o ISIC (nos ahorramos una pasta en cada sitio gracias a cursos a distancia en la UNED), y tras hacernos la típicas fotos con el dedo en la punta de la pirámide etc, a ambos, nos dice lo de montar en camello por “sixteen” cada uno (¿Os suena? Jeje).

Otro que nos intenta timar…

Tras repetirle varias veces lo de sixteen, 16, etc con los dedos incluso, dice que si y nos trae un camello y un caballo porque no tenían mas camellos disponibles en ese momento, Olga al camello y yo al caballo, cuando vamos a salir a lo Lawrence de Arabia nos dice que paguemos ahora los 120le!!, que eran “sixty” y no “sixteen”, que lo había entendido mal yo….tras intentar timarnos, una vez mas con el mismo truco de la faluca, salto del caballo y mi novia del camello y mando a Ahmed a la 5ª pirámide…al menos llevamos las fotos hechas los dos jejeje.

 

Al acercarnos a La Esfinge un hombre nos pide las entradas, que trabaja allí…y nos mete diciéndonos que hay un pozo de la buena suerte para tirar dinero, pasando, y que el mejor sitio para hacer la foto besando a la pirámide él sabe cual es… como veo que es otro más que intenta sacar tajada, le arranco mis entradas de la mano y paso de él ante su incipiente enfado y su retahíla de juramentos mientras se va a la búsqueda de incautos turistas..las pirámides son altas pero mi 1,98 tambien impone Muy feliz .

Tras ver la esfinge, por fin, tras tanto tiempo viéndola en peliculas, fotos etc, subimos hacia el otro motivo de este viaje, las pirámides!; momento friki que aprovecho para ponerme los cascos e ir escuchando la fantástica banda sonora de Tierra de Faraones por Dimitri Tiomkin, se me pone la carne de gallina. (ver el enlace al video de las fotos en Youtube, es la primera canción, salvo que youtube la quite, y lo entenderéis)

VACIONES EGIPTO

Majestuosas, parecen grandes en televisión pero hasta que no estás debajo de la gran pirámide de Keops no te das cuenta de lo gigantesco de la construcción y de cómo pudieron hacerlo en 20 años. Aquí también hay policía turística, que van de blanco, que te dicen que puedes subirte a hacer la foto en la pirámide etc y que piden propina, por supuesto!

 

Pasamos allí el tiempo necesario para empaparnos del misticismo y la magia que rodea a las pirámides (en sentido figurado lo de “empaparnos” porque hace un calorrrrr jeje) y volvemos a la salida donde Gomar nos busca tras haber dado la espantada de su amigo-también-timador Ahmed; volvemos al hotel y no le queremos pagar las 300le (40€) por haberse dormido etc, finalmente, se enfada etc pero le damos 200 con el del hotel traduciendo y el otro cabreado, y por no liarla parda allí mismo….Grandezas y miserias de El Cairo jeje.

Media tarde en la piscina, picoteando algo, y a eso de las 21h nos juntamos 3 parejas para irnos nuevamente al Khalili en taxi, de lo mejor de El Cairo sin duda. Esta vez estamos más tiempo allí disfrutando de la gente y recorriendo a conciencia sus intrincadas calles (previo paso por Jordi a por el agua, como ya dije); cenamos en una terraza en la plaza de la mezquita donde uno se recuerda a si mismo a Masiel de tanto decir “La” que es “No”en egipcio, Lalalalalalala Riendo a todos los vendedores, niños etc que nos interpelan mientras cenamos.

Volvemos a eso de las 23h al hotel, charlamos un poco en la terraza y cada mochuelo a su olivo a descansar sleep