Día 3: Reichstag, Bunker de Hitler, Muro de Berlín, Mercados de Navidad.

Nos levantamos hoy un poco antes, ya que tenemos reservado a las 9:45 para visitar la Cúpula del Reichstag, el parlamento alemán; tras el copioso desayuno nos vamos a hacer el recorrido habitual, es decir, coger el M4 hasta Alexanderplatz en donde cambiar al metro (S7) y llegar al Reichstag en unos 26 minutos, pero basta que vayas con prisas….de pronto el tranvía se para y no se mueve…parece ser que al alguien le ha dado una bajada de tensión o algo así y no nos movemos, llegan los sanitarios etc…por megafonía en perfecto alemán avisan que si vamos más allá de Alexanderplatz cojamos el siguiente que viene detrás ya que éste parará allí por el tema de los médicos etc…Menos mal que uno habla alemán, y tras traducirle a una inglesa que nos pregunta, nos vamos al de detrás; hemos decidido seguir hasta la parada de Marienkirche y allí coger el Bus 200 o el del aeropuerto TXL que paran en Marschallbrücke, al lado del Reichstag y es más rápido (gracias Google maps Aplauso )

Llegamos de sobra, con las entradas en la mano, aquí o reserváis con semanas de antelación o no encontrareis entrada, se agotan y la verdad que entiendo por qué. Previo control de mochilas etc, accedemos a la fantástica cúpula de cristal de Norman Foster.

Arriba del todo:

Al salir del ascensor veréis un mostrador con audio guías, no os cortéis en pedir una, son gratuitas, basta decir el idioma y te la dan ya lista, solo tienes que ponerte el auricular y ella misma se activa automáticamente al subir por la rampa y te va diciendo lo que ves, deténgase aquí y mire el edificio que ve al fondo etc etc etc, la verdad que está bastante bien y te hace ameno el recorrido hasta arriba del todo (también puedes pasar e ir a tu bola que si no es muy cansina). Al bajar merece la pena salir a la terraza también, y contemplar las vistas.

La Puerta de Brandemburgo desde la terraza del Reichstag:

Una vez vista, nos vamos dando un paseo hacia el Monumento al Holocausto, según google son apenas 12 minutos y pasas de nuevo por la Puerta de Brandemburgo, sólo que por el otro lado, y siempre merece la pena contemplarla; el monumento pues bueno, montones de bloques de granito por los que te puedes meter en modo laberinto, y que son algo claustrofóbicos, quizás era parte de la idea del escultor, desconozco, pero no nos dio mucho más, aparte de todo el dolor que representa. Hay varias tiendas de suvenires.

Por dentro del Memorial:

El famoso Trabi, el coche de la RDA:

Merece la pena adentrarse apenas 3’ en la Gertrud-Kolmar Strasse ya que aquí es donde estaba el Bunker en el que se suicidó Hitler, y hay un cartel que lo explica, junto a un parque (la zona se tapó para evitar que fuese un centro de peregrinación nazi).

Desde aquí y en 8 minutos nos plantamos en la Postdamer Platz,vislumbrando a la derecha en donde acabamos de estar, el Reichstag:

Al llegar a la plaza adivinad..hay otro Mercado de Navidad Riendo junto con un tobogán gigante donde la gente se tira en flotadores de esos redondos de los parques acuáticos:

lo recorremos hasta la Marlene Dietrich Platz, donde también hay un árbol de Navidad, por supuesto, previo paso por el magníficamente decorado centro comercial Arkaden:

 

Tras comernos una bratwurst nos vamos tranquilamente y tras haber mirado los puestos de regalos y bolas de navidad (a mi mujer le encantan y solemos traer de cualquier sitio al que vayamos) etc hacia el siguiente punto del día: La East Side Gallery, en el Muro de Berlín y el famoso Bruderkuss, que tantas veces había visto por internet; Nuestro amigo GM (google maps) nos dice que lo mejor es tomar el U2 dos paradas y cambiar al U1 que en 7 paradas nos deja al lado (parada de S+U Warschauer St.), en total unos 25’, pasando por encima del río Spree con la famosa escultura de los hombres abrazados, símbolo de unidad, el Molecule Men, obra de Jonathan Borofsky:

 

El Muro se encuentra vallado, ya que están limpiándolo supongo, muchos grafittis etc, pero por suerte el Bruderkuss está totalmente restaurado y sin vallas, con lo que tras una mini cola y echándole algo de cara nos hacemos la foto y seguimos disfrutando el resto del muro:

Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart Heart

Como aun es la una y pico de la tarde, madrugar es lo que tiene que te cunde el día, no queremos irnos al hotel así que mirando en GM (coger U1 y luego U6, unos 20’) nos vamos a Checkpoint Charlie, el famoso puesto de control para cruzar de una Alemania a otra.

Ésta zona es muy turística y animada, con muchas tiendas de recuerdos, restaurantes etc, merece la pena pasear por ella tranquilamente, así como una exposición con fotos de cómo era el puesto cuando el Muro; además te cuentan la historia, que ya conocíamos, de Peter Fechter, que fue alcanzado por los disparos y murió desangrado sin que nadie hiciese nada al intentar cruzar el muro (su monolito en recuerdo está situado en el cruce de la Zimmerstrasse con la Charlottenstrasse):

Él sólo quería la Libertad…

Aquí cometimos un pequeño sacrilegio, y es que, ya que estábamos en el lado americano del control, ¿qué mejor que comer en un sitio típicamente americano como es el KFC? Riendo Jajaja vale, es una excusa barata, vimos una oferta de alitas y no pudimos resistirnos, encima no nos fijamos y estaban picantes..pero aun así estaban buenas Guiño

Ahora si que nos decidimos a reposar la comida en el hotel, habíamos pateado lo suyo y las piernas comenzaban a quejarse así que time to relax at the hotel Kiss cogiendo el U2 hasta Alexander, en donde volvimos a pasar por el mercadillo, y allí el de siempre, el M4 hasta Hufelandstr.

Al oscurecer decidimos irnos al famoso Mercado Navideño de Gendarmenmarkt, para lo cual M4 y luego U2 y nos plantamos allí en unos 25’. Es el único mercado, que yo sepa, que hay que pagar un simbólico 1 euro por entrar,

Había poca cola y entramos previo control de la mochila.

Estaba lleno de gente, había un coro cantando en directo en un escenario, el sitio es idílico con imponentes edificios y cúpulas alrededor, un árbol de navidad gigante, nada mal, aunque luego lo que es el Mercado de Navidad en sí, pues es más bien para comer que para otra cosa (bolas de navidad etc poca cosa).

tras una buena Bratwurst + Glühwein, nos decidimos por irnos a otro Mercado de Navidad, el del Charlottenburg Schloss

Tras coger el metro de nuevo, nos plantamos allí a eso de las 20:30 y la verdad que es bastante grande con muchos puestos; lo recorremos, tomamos algo, vemos sus tiendas de Navidad y me como otro bratwurst y otro vinillo caliente Riendo

A las 21:15 estamos cogiendo el bus M45 justo enfrente del Mercado hasta la parada de Erns Reuter Platz en donde cogemos el U2 y nos bajamos nuevamente en el Mercado Navideño de Alexanderplatz, donde mi mujer se pide un cuenco hecho de patata, por llamarlo de alguna forma, relleno de verduras y salsa de ajo suave, muy rico la verdad.

A las 22:45 nos vamos en el M4 al hotel a descansar, hoy hemos pateado lo suyo
Amistad