ESTAMBUL, BIZANCIO, COSTANTINOPLA.

Fuimos a la agencia de viajes, cuando aún se iba a las agencias para preparar viajes, y nos presentaron dos opciones con vuelos charter desde Asturias: Praga o Estambul. Curiosamente éste 2020 era el año que íbamos a ir a Praga y Viena, pero el coronavirus nos mantiene en casa y con poca gana de viajar con los niños de momento.

Estuvimos a punto de no llegar a coger el vuelo ya que las de la agencia se olvidaron de comentarnos el pequeño detalle del cambio de hora del vuelo hasta el mismo día por la mañana, lo que nos obligó a salir para el aeropuerto a toda leche, llevados por mi suegro actual.

El viaje era del 4/04 al 08/04 de 2007 y nos costó 1496€ el pack vuelo+hotel; el vuelo nuevo salió a las 15h en vez de por la tarde noche como teníamos previsto, así que mejor para nosotros a pesar de las carreras al aeropuerto, y 4 horas después llegábamos a Estambul, en donde era una hora más, luego las 20h hora local.

Al día siguiente cogemos el tranvía y en 20 minutos llegamos a la Plaza del Hipódromo, donde vemos el Obelisco de Teodosio y el de Constantino, acompañados siempre de una leve llovizna.

Enfrente tenemos la majestuosa Mezquita azul, impresionante con sus minaretes y más impresionante aun por dentro, cumpliendo con la norma árabe de taparse la cabeza las mujeres y entrar descalzos

Comemos cerca de la misma, sentados en un puesto callejero con mesa y sillas de madera; nos guiamos más por los dibujos de los platos mas allá de su descripción, donde la hay en inglés.

Continuamos a las lúgubres y espectaculares 336 columnas de mármol de las Cisternas de Yerebatan, entre ellas la Cabeza de la Medusa invertida, que reconocereis los lectores de Inferno, de Dan Brown

Nos tomamos un café y un bollo y continuamos hasta Santa Sofía y sus impresionantes lámparas colgantes y mosaicos. Fue la catedral más grande del mundo durante casi 1.000 años hasta que finalizaron las obras de la catedral de Sevilla en 1520

Hacemos el ritual de la Columna que llora o Columna de San Gregorio, la que se supone que segrega sudor del santo y se le atribuyen poderos curativos para los problemas de visión y fertilidad si sacas el dedo gordo mojado al girar la mano.

Comprobamos también que hay muchos gatos sueltos por adentro, a su aire, y es que parece ser que allí les tienen cierta veneración por ellos, debido a que Mahoma amaba tanto a los gatos que dijo que eran animales “puros” y que por lo tanto podían entrar en el Paraíso; tenía una gata llamada Muezza y en cierta ocasión prefirió cortarse un trozo de su túnica que despertar a Muezza que dormía sobre ella.

Salimos y nos vamos de compras por unos puestos de Sultanahmet, en donde compré éste gorro para mi abuelo, que se estuvo poniendo en la huerta hasta que le preguntaron si era moro jajajajaaja

Nos acercamos en el Tranvía al Gran Bazar, con sus más de 5000 tiendas, para regatera, cosa que a Olga le encanta y comprar algún suvenir, tazas, salseras etc.

Amanecemos un nuevo día en la mítica Estambul, hoy nos vamos a hacer un crucero por el hermoso Bósforo, el Cuerno de Oro, con unas vistas muy bonitas de la Mezquita de Ortaköy, el Palacio Dolmabahce, el Puente del Bósforo

Olga se soba a medio trayecto porque estba cansada jejejeje

A la vuelta cruzamos el Puente de Gálata con sus característicos pescadores, que venden peces recién pescados a los restaurantes de debajo, y la estupenda Torre Gálata al fondo.

Nos tomamos unos helados en la concurrida calle Istikal Cadesi, cerca de la cual esta el Hotel Pera Palace, en cuya habitación 411 se dice que  Agatha Christie escribió buena parte de su obra Asesinato en el Orient Express.

Subimos a la Torre Gálata desde donde las vistas del Bósforo, las mezquitas y el Palacio Topkapi son magníficas:

Comemos junto a la misma torre, dejándonos llevar por las fotos de los platos, para descubrir que pican un montón, y nosotros no somos muy amigos del picante, por lo que echamos bastante aceite y al final se deja comer jejejeje.

Volvemos por el atestado pasadizo de Eminonü, en donde se sitúan pequeños puestos a cada lado y por donde cuesta hasta andar, de la cantidad de gente que lo cruza. En este mismo distrito de Eminonü entramos a ver la impresionante Mezquita de Yemi Cami o Mezquita Nueva

De aquí nos vamos al cercano y también atestado Bazar de las Especias, en donde mi camiseta de Grecia no es muy bien recibida, ya que turcos y griegos comparten un pasado sangriento de enemistad acérrima, y ante las caras de pocos amigos me compro una camiseta con la media luna de la bandera turca que me pongo alli mismo para regocijo de los vendedores turcos jajaja

Regresamos al hotel cansados de tanto caminar, y nos metemos un par de cervezas turcas en el bar del mismo Hotel:

Un nuevo día en Estambul, ya nos hemos acostumbrado a las llamadas a la oración y hemos dormido bien, aunque siempre te choca escuchar como la ciudad se va llenando de estos rezos por parte de los muecines y multiplicada por los altavoces de las numerosas mezquitas.

Nos metemos un buen desayuno

Y nos vamos a ver el Palacio Topkapi, que yo descubrí en la película homónima de mi adorado Peter Ustinov,

en la cual intentan robar el “Diamante Kasikci” de 86 quilates que es conocido por ser “el más grande y más famoso de los diamantes históricos” y la famosa Daga de Topkapi, que es la daga más cara del mundo, adornada con oro, diamantes, esmeraldas y otras piedras preciosas.

No dejan hacer fotos, ya que están custodiados por guardias armados, estas fueron sacadas de extranjis y de ahi su calidad 🙂

Éstas fotos son sacadas de internet, para que se vea la calidad de ambas piezas que pudimos contemplar en vivo:

Tras disfrutar del espectacular Palacio, nos vamos a ver las Tumbas del Sultan Suleyman:

Así como la Mezquita Suleymaniye Camii, o Mezquita de Suleimán

Se nos hace ya de noche y damos un último paseo por la concurrida y turística zona de Sultanahmet, admirando las Mezquitas iluminadas, cenando una hamburguesa en un bar que nos llama la atención por tener un montón de camareros y disfrutando por última vez de la belleza de Estambul, Constantinopla o Bizancio, cuna de civilizaciones.

Al día siguiente embarcamos con 2 horas de retraso, salimos a las 16:30 en vez de a las 14:30, llegando al Aeropuerto de Ranón, Asturias, 4 horas después.

THE END

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s