Escapada a Bermeo y Mundaka

Salimos de Oviedo a eso de las 15 horas, con el coche cargado hasta arriba, carro gemelar, cunas de viaje, colchones…rumbo a nuestra primera parada, el Castillo de Butrón, una auténtica joya escondida entre los árboles, que nos sorprendió por su belleza:

 

 

Aquí dimos la merienda a los niños y disfrutamos de la tranquilidad y la rotundidad de este castillo, que no suele salir en la lista de los castillos más bonitos de España, pero nada tiene que envidiar a muchos.

20180921_183843

 

 

Hemos llegado con tiempo de sobra ya que en una media hora comienza a lloviznar y nos vamos para el apartamento de agroturismo que tenemos alquilado en la estupenda Kasa Barri, a las afueras de Bermeo; muy buena atención y un sitio tranquilo para estar a gusto con los peques, que se quedaron fritos enseguida tras montar las cunas de viaje.

20180921_19392320180921_202356

A la mañana siguiente, nos vamos tranquilamente a Bermeo, aparcando en uno de los sitios que tenía yo marcados de Google maps (calle Camino Aritzatxu), a 10 minutos del puerto, a donde llegamos dando un paseo con la silla gemelar y un calor considerable 😊

20180922_125426

El ambiente es espectacular, terrazas llenas y muchos niños jugando en el parque de Lamera; cogemos un mapa en la oficina de turismo que ahí allí y nos acercamos a ver el ballenero Aita Guria:

20180922_125329

 

 

Después continuamos viendo el puerto, que está muy bien, aunque los asturianos sabemos un poco también de pueblos pesqueros bonitos 😊

20180922_125757

La estatua del naufrago siendo localizado por el perro y el niño:

20180922_130300

Como el calor era considerable decidimos tomar algo en alguna de las terrazas del parque, donde por lo menos había algo de sombra, no como en el puerto que estaba todo más lleno y pegaba mucho el sol; nos decidimos por el Ados Gastroteka, que estaba abriendo y nos atendieron de muy buen rollo, colocándonos las sillas y una mesa a la sombra; con los peques jugando y después de darles la comida, decidimos comer algo también, una tostas de queso y sobrasada y otra de Escalivada y queso de cabra, muy ricas pero quizás algo caras 4,80€ cada una, en relación a su tamaño.(las cervezas con limón a 2,5€).

Después paramos en unos columpios donde los peques estuvieron jugando en un tobogán etc y nos volvimos al apartamento para que descansaran un poco.

Ya más descansados los niños, nos fuimos al mirador de Bermeo, desde donde se ve el puerto y las casas de colores perfectamente, así como el islote de Izaro, aquella mítica introducción de muchas películas españolas con “Izarofilms presenta”

20180922_180647

20180922_18051520180922_181001

Izarofilms Presenta

Seguimos hasta la vecina Mundaka, en donde intentamos aparcar alrededor del polideportivo, pero bien porque había un partido de chicas que estaban por allí afuera calentando, o bien porque había mucho turista, fue imposible; no hay problema, un poco más arriba hay una cuesta y aparcamiento gratuito.

Probamos con el carrito gemelar a ver si podíamos llegar hasta la iglesia de Santa Katalna Baseliza y sin problema, está allí mismo detrás del polideportivo, un lugar con mucho encanto,  además había un montón de personas en silencio haciendo yoga junto al mar. Desde aquí hay una senda que va rodeando hasta el mismo puerto y la iglesia de Santa María, se puede ir con el carro salvo por un par de sitios que hay que cogerlo, sin problema; en caso de no querer ir por esta senda, que son unos 10 minutos hasta el puerto por la costa, se puede volver al polideportivo y seguir recto, hay rampas en las escaleras y se llega en 5 minutos.

20180922_183725

 

 

Tras tomarnos un par de helados y los peques jugando en otro parque infantil, dimos una vuelta alrededor de la iglesia, viendo a los surfistas y la gente bañándose desde el espigón del puerto; es más pequeño que el de Bermeo pero menos masificado y con mucho encanto también.

20180922_18552920180922_185442

20180922_185411

Sobre las 20 horas nos volvemos al coche y regresamos al apartamento, darles la cena a los niños, cenar nosotros y a dormir que hay que volver de esta escapada de fin de semana.

 

A la mañana siguiente nos vamos de vuelta a Oviedo, pasando por San Juan de Gaztelugatxe; hay un mirador pero no se ve nada del camino, lo tapan los arboles:

20180923_110227-1

Y más abajo los aparcamientos propiamente dichos, para bajar caminando y subir hasta la ermita por la multitud de escalones..obviamente con los niños descartamos esta opción, por lo que continuamos hacia Asturias, dejando para mejor ocasión subir a la ermita.

De regreso pasamos por la turística Bakio, con la playa ya atestándose de gente y mucho movimiento de coches, un sitio muy chulo también, llegando a Asturias unas 3 horas después.

FIN

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s